Evangelio del día – Lecturas de hoy 22 de Febrero de 2024

Primera lectura

Lectura de la primera carta del apóstol San Pedro (5, 1-4)

«Queridos hermanos:

A los presbíteros entre vosotros, yo, presbítero con ellos, testigo de la pasión de Cristo y participe de la gloria que va a revelar, os exhorto: pastoread el rebaño de Dios que tenéis a vuestro cargo, mirad por él, no a la fuerza, sino de buena gana, como Dios quiere; no por sórdida ganancia, sino con entrega generosa; no como déspotas con quienes os ha tocado en suerte, sino convirtiéndoos en modelos del rebaño.

Y, cuando aparezca el Pastor supremo, recibiréis la corona inmarcesible de la gloría.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 22, 1-6

R/. El Señor es mi pastor, nada me falta

El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas y repara, mis fuerzas. R/.

Me guía por el sendero justo, por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras, nada terno,
porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.

Preparas una mesa ante mí, enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa. R/.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor por años sin término. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Mateo (16, 13-19)

«En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:
«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?».

Ellos contestaron:
«Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas».

Él les preguntó:
«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?».

Simón Pedro tomó la palabra y dijo:
«Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo»

Jesús le respondió:
«¡Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

Ahora yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.

Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos».»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hoy, mientras nos reunimos en comunidad, reflexionamos sobre las lecturas del día, que nos llevan a contemplar la esencia del liderazgo y la autoridad en nuestra fe, y cómo Jesús redefine estos conceptos con su vida y enseñanzas.

La primera lectura de la carta de San Pedro nos ofrece una visión del liderazgo pastoral que es radicalmente diferente de las nociones mundanas de poder y autoridad. San Pedro, un presbítero entre presbíteros, nos recuerda que el verdadero liderazgo en la comunidad de fe se basa en el servicio, no en el dominio; en la entrega generosa, no en la ganancia personal. Nos invita a pastorear el rebaño de Dios con amor, siguiendo el ejemplo del Pastor supremo, Jesucristo. En un mundo donde el liderazgo a menudo se mide por el éxito y el poder, ¿cómo vivimos este llamado al servicio humilde en nuestras propias comunidades?

El Salmo 22, con su imagen reconfortante del Señor como nuestro pastor, nos recuerda que en última instancia es Dios quien nos guía, nos protege y nos provee. En los momentos de oscuridad y dificultad, ¿recordamos voltear hacia nuestro Pastor, confiando en que Él está con nosotros, guiándonos a través de cada valle oscuro?

Y luego, en el Evangelio según San Mateo, nos encontramos con la poderosa confesión de fe de Pedro: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo». Jesús responde a esta declaración de fe no solo bendiciendo a Pedro, sino también estableciendo su papel dentro de la comunidad de creyentes. «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia». Aquí, Jesús nos muestra que la Iglesia se construye sobre la fe, una fe que reconoce a Jesús como el Mesías. Pero también nos muestra que el liderazgo en la Iglesia implica responsabilidad, servicio y, sobre todo, fe. En nuestra propia vida de fe, ¿cómo respondemos a la pregunta de Jesús: «¿Quién decís que soy yo?»?

Hoy también celebramos la fiesta de la Cátedra de San Pedro, un recordatorio de la autoridad y el servicio en la Iglesia, fundamentados en la fe y el amor. Es un día para recordar y orar por todos aquellos que han sido llamados al liderazgo en la Iglesia, para que puedan ser verdaderos pastores, guiando al rebaño con amor y humildad, siguiendo el ejemplo de Cristo.

Que estas lecturas nos inspiren a reflexionar sobre nuestra propia relación con Dios y con los demás. Que podamos ser una comunidad de fe construida sobre la roca sólida de nuestro reconocimiento de Jesús como el Mesías, viviendo nuestro llamado al servicio y al amor en cada aspecto de nuestras vidas.

Que el Señor nos bendiga y nos guíe en este camino, ayudándonos a ser fieles testigos de su amor y su misericordia en el mundo.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *