Evangelio del día – Lecturas de hoy 21 de Febrero de 2024

Primera lectura

Lectura de la profecía de Jonás (3,1-10)

«El Señor dirigió la palabra a Jonás:
«Ponte en marcha y ve a la gran ciudad de Nínive; allí les anunciarás el mensaje que yo te comunicaré».
Jonás se puso en marcha hacia Nínive, siguiendo la orden del Señor. Nínive era una ciudad inmensa; hacían falta tres días para recorrerla. Jonás empezó a recorrer la ciudad el primer día, proclamando:
«Dentro de cuarenta días, Nínive será arrasada».
Los ninivitas creyeron en Dios, proclamaron un ayuno y se vistieron con rudo sayal, desde el más importante al menor.
La noticia llegó a oídos del rey de Nínive, que se levantó de su trono, se despojó del manto real, se cubrió con rudo sayal y se sentó sobre el polvo. Después ordenó proclamar en Nínive este anuncio de parte del rey y de sus ministros:
«Que hombres y animales, ganado mayor y menor no coman nada; que no pasten ni beban agua. Que hombres y animales se cubran con rudo sayal e invoquen a Dios con ardor. Que cada cual se convierta de su mal camino y abandone la violencia. ¡Quién sabe si Dios cambiará y se compadecerá, se arrepentirá de su violenta ira y no nos destruirá!».
Vio Dios su comportamiento, cómo habían abandonado el mal camino, y se arrepintió de la desgracia que había determinado enviarles. Así que no la ejecutó.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 50,3-4.12-13.18-19

R/. Un corazón quebrantado y humillado, tú, Dios mío, no lo desprecias

V/. Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado. R/.

V/. Oh, Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme.
No me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu. R/.

V/. Los sacrificios no te satisfacen:
si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.
El sacrificio agradable a Dios
es un espíritu quebrantado;
un corazón quebrantado y humillado,
tú, oh, Dios, tú no lo desprecias. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (11,29-32)

«En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a decirles:
«Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Pues como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para esta generación.
La reina del Sur se levantará en el juicio contra los hombres de esta generación y hará que los condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.
Los hombres de Nínive se alzarán en el juicio contra esta generación y harán que la condenen; porque ellos se convirtieron con la proclamación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hoy, en este miércoles de la primera semana de Cuaresma, nos encontramos juntos, cada uno con su propia historia, sus propias luchas, pero todos buscando algo más profundo, algo que dé sentido a nuestra vida. Las lecturas de hoy nos hablan de conversión, de arrepentimiento, y de la misericordia de Dios, temas que resuenan profundamente en este tiempo cuaresmal.

La historia de Jonás y la gran ciudad de Nínive es fascinante, ¿no les parece? Jonás, después de su propia historia de huida y conversión, es enviado por Dios a Nínive, una ciudad conocida por su maldad. Con una simple proclamación, «Dentro de cuarenta días, Nínive será arrasada», vemos algo extraordinario: toda la ciudad, desde el más grande hasta el más pequeño, se convierte. Incluso el rey se despoja de su manto real, se cubre con sayal y se sienta sobre el polvo. ¿Qué nos dice esto? Que nadie está más allá de la misericordia de Dios, que la conversión es posible para todos, sin importar nuestro pasado.

El salmo de hoy, el Salmo 50, es un eco de esta llamada a la conversión. Es un canto de arrepentimiento, una súplica por la misericordia de Dios. «Crea en mí, oh Dios, un corazón puro», oramos con el salmista. Este salmo nos recuerda que lo que Dios desea no son sacrificios externos, sino un corazón contrito y humillado. En este tiempo de Cuaresma, ¿cómo es nuestro corazón ante Dios? ¿Estamos dispuestos a dejar que Él lo renueve, que lo transforme?

Y en el Evangelio, Jesús nos habla del «signo de Jonás» como un llamado a la conversión. La gente de Nínive se convirtió con la predicación de Jonás, y ahora, alguien «mayor que Jonás» está aquí. Jesús nos invita a abrir nuestros corazones a su mensaje, a su llamado a la conversión. Pero, ¿cómo respondemos a este llamado? ¿Buscamos signos espectaculares, o estamos dispuestos a encontrar a Dios en la simplicidad de nuestra vida diaria, en el silencio de nuestro corazón?

Hoy, las lecturas nos invitan a reflexionar sobre nuestra propia necesidad de conversión. No se trata solo de cambiar ciertos comportamientos, sino de una transformación profunda de nuestro ser, de volver nuestros corazones hacia Dios. La historia de Nínive nos muestra que la conversión es posible, que nunca es demasiado tarde para cambiar, y que Dios está siempre listo para acogernos con su infinita misericordia.

En este tiempo de Cuaresma, tomémonos un momento para examinar nuestra vida, para reconocer nuestras faltas y para pedir a Dios un corazón puro. Que este tiempo sea una oportunidad para acercarnos más a Dios, para experimentar su amor transformador y para vivir de manera que refleje su misericordia y su bondad a los demás.

Que Dios nos bendiga en este camino cuaresmal, y que nos ayude a ser signos de su amor y su misericordia en el mundo.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 11 de Abril

«Al cerrar nuestros ojos en la serenidad de esta noche, 11 de abril, nos reunimos en Tu presencia, Padre Celestial, llevando en nuestro corazón el día que hemos vivido, con …

Oración de la mañana del 11 de Abril

«En la luz refrescante de este nuevo día, 11 de abril, nos acercamos a Ti, …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,27-33) «En aquellos días, los apóstoles fueron conducidos a comparecer ante el Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó, …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 10 de Abril de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (5,17-26) «En aquellos días, …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *