Evangelio del día – Lecturas de hoy 20 de Enero de 2024

Primera lectura

Comienzo del segundo libro de Samuel  (1,1-4.11-12.19.23-27)

«En aquellos días, al volver de su victoria sobre los amalecitas, David se detuvo dos días en Sicelag.
Al tercer día de la muerte de Saúl, llegó uno del ejército con la ropa hecha jirones y polvo en la cabeza; cuando llegó, cayó en tierra, postrándose ante David.
David le preguntó: «¿De dónde vienes?»
Respondió: «Me he escapado del campamento israelita.»
David dijo: «¿Qué ha ocurrido? Cuéntame.»
Él respondió: «Pues que la tropa ha huido de la batalla, y ha habido muchas bajas entre la tropa y muchos muertos, y hasta han muerto Saúl y su hijo Jonatán.»
Entonces David agarró sus vestiduras y las rasgó, y sus acompañantes hicieron lo mismo. Hicieron duelo, lloraron y ayunaron hasta el atardecer por Saúl y por su hijo Jonatán, por el pueblo del Señor, por la casa de Israel, porque habían muerto a espada.
Y dijo David: «¡Ay, la flor de Israel, herida en tus alturas! ¡Cómo cayeron los valientes! Saúl y Jonatán, mis amigos queridos, ni vida ni muerte los pudo separar; más ágiles que águilas, más bravos que leones. Muchachas de Israel, llorad por Saúl, que os vestía de púrpura y de joyas, que enjoyaba con oro vuestros vestidos. ¡Cómo cayeron los valientes en medio del combate! ¡Jonatán, herido en tus alturas! ¡Cómo sufro por ti, Jonatán, hermano mío!
¡Ay, cómo te quería! Tu amor era para mí más maravilloso que el amor de mujeres. ¡Cómo cayeron los valientes, los rayos de la guerra perecieron!»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 79,2-3.5-7

R/. Que brille tu rostro, Señor, y nos salve

Pastor de Israel, escucha,
tú que guias a José como a un rebaño;
tú que te sientas sobre querubines, resplandece
ante Efraín, Benjamín y Manasés;
despierta tu poder y ven a salvarnos. R/.

Señor Dios de los ejércitos,
¿hasta cuándo estarás airado
mientras tu pueblo te suplica? R/.

Les diste a comer llanto,
a beber lágrimas a tragos;
nos entregaste a las contiendas de nuestros vecinos
nuestros enemigos se burlan de nosotros. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Marcos (3,20-21)

«En aquel tiempo, Jesús fue a casa con sus discípulos y se juntó de nuevo tanta gente que no los dejaban ni comer. Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque decían que no estaba en sus cabales.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Queridos hermanos y hermanas, reflexionaremos juntos sobre las lecturas del día de hoy.

Permítanme comenzar con algo personal. ¿No les parece que a veces la vida nos lleva por caminos inesperados? ¿Camino de alegría y dolor, de encuentro y pérdida? Esto es algo que veo reflejado en las lecturas de hoy.

En el segundo libro de Samuel, nos encontramos con la dolorosa noticia de la muerte de Saúl y su hijo Jonatán. Aquí, David muestra una profunda tristeza, un duelo intenso. Esto nos hace reflexionar: ¿cómo vivimos nosotros el duelo, la pérdida? ¿Cómo encontramos consuelo y esperanza en medio del dolor? David lamenta la pérdida de Saúl y Jonatán, a pesar de sus fallas y errores. Nos muestra que el amor y el respeto trascienden nuestras imperfecciones. ¿No es eso un recordatorio de cómo Dios nos ama a nosotros, con todos nuestros defectos?

Luego, en el Salmo 79, vemos un clamor, una súplica por salvación y ayuda. ¿Cuántas veces hemos sentido esa necesidad de clamar a Dios? ¿De buscar su rostro en momentos de desesperación? Este salmo nos invita a recordar que, en medio de nuestras luchas, no estamos solos.

Ahora, pasemos al Evangelio de Marcos. Aquí, Jesús es malentendido incluso por su propia familia, que piensa que «estaba fuera de sí». Esto me lleva a preguntarles: ¿Han sentido alguna vez que son malentendidos, especialmente por aquellos más cercanos? Jesús experimentó eso. Su enseñanza y su vida eran tan contraculturales, tan llenas de un amor y una sabiduría radical, que incluso aquellos que lo conocían dudaban de él. ¿No nos desafía esto a mirar más allá de las apariencias, a buscar la profundidad de lo que Jesús quiere enseñarnos?

Imaginen por un momento estar allí, con Jesús, sintiendo la mezcla de emoción y confusión de la gente, la preocupación de su familia. En nuestra propia vida, ¿cómo respondemos cuando nos encontramos en medio de malentendidos o juicios? ¿Buscamos seguir el ejemplo de Jesús, manteniendo la fe y el amor incluso cuando es difícil?

Quiero invitarlos a que vean estas lecturas no solo como historias del pasado, sino como espejos de nuestra propia vida. La vida de David, el clamor del Salmo, el malentendido que sufrió Jesús… todos tienen algo que decirnos hoy. En nuestras propias experiencias de dolor, confusión, y malentendidos, ¿cómo buscamos a Dios? ¿Cómo permitimos que su amor y su verdad nos guíen?

Queridos hermanos y hermanas, al reflexionar sobre estas lecturas, les animo a llevar estas preguntas a su oración personal. Que estas palabras no solo sean una reflexión, sino una invitación a encontrar a Dios en medio de nuestras propias vidas, en nuestros propios caminos, a veces inesperados y difíciles. Que la paz y el amor de Dios estén siempre con ustedes.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *