Evangelio del día – Lecturas de hoy 13 de Abril de 2024

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (6,1-7)

«En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, porque en el servicio diario no se atendía a sus viudas.
Los Doce, convocando a la asamblea de los discípulos, dijeron:
«No nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocuparnos del servicio de las mesas. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu y de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea; nosotros nos dedicaremos a la oración y al servicio de la palabra».
La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo; a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y ellos les impusieron las manos orando.
La palabra de Dios iba creciendo y en Jerusalén se multiplicaba el número de discípulos; incluso muchos sacerdotes aceptaban la fe.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 32,1-2.4-5.18-19

R/. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti

Aclamad, justos, al Señor,
que merece la alabanza de los buenos.
Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas. R/.

La palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra. R/.

Los ojos del Señor están puestos en quien lo teme,
en los que esperan su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y reanimarlos en tiempo de hambre. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Juan (6,16-21)

«Al oscurecer, los discípulos de Jesús bajaron al mar, embarcaron y empezaron la travesía hacia Cafarnaún. Era ya noche cerrada, y todavía Jesús no los había alcanzado; soplaba un viento fuerte, y el lago se iba encrespando. Habían remado unos veinticinco o treinta estadios, cuando vieron a Jesús que se acercaba a la barca, caminando sobre el mar, y se asustaron.
Pero él les dijo:
«Soy yo, no temáis».
Querían recogerlo a bordo, pero la barca tocó tierra en seguida, en el sitio adonde iban.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hoy, nos encontramos reflexionando sobre las lecturas y el evangelio del 13 de abril de 2024, que nos invitan a pensar y sentir profundo en nuestro ser.

En la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles, nos encontramos con la comunidad primitiva enfrentando un desafío práctico: cómo servir justamente a todos sus miembros sin descuidar la esencia de su misión. La solución que encuentran, seleccionar a siete hombres de buena fama llenos del espíritu y de sabiduría, nos habla de la importancia de organizar nuestra vida comunitaria de tal manera que refleje nuestras prioridades más profundas. Es un recordatorio de que, en nuestra propia comunidad, cada uno tiene un papel único que desempeñar, contribuyendo con sus propios dones y talentos al bienestar y al crecimiento de todos.

El salmo de hoy, Salmo 32, es una hermosa meditación sobre la bondad y la fidelidad de Dios. Al recitar juntos «Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti», nos recordamos mutuamente la esperanza y la confianza que ponemos en Dios, especialmente en tiempos de incertidumbre o desafío. Esta esperanza no es pasiva; es activa, viviendo de manera que reflejemos la misericordia y la justicia de Dios en el mundo.

Y entonces llegamos al Evangelio según san Juan, donde los discípulos se encuentran en medio de una tempestad y ven a Jesús caminando sobre el agua hacia ellos. Su primera reacción es el miedo, pero Jesús les tranquiliza: «Soy yo, no temáis». Este encuentro nos habla de los momentos en que Dios se nos hace presente de formas inesperadas, a menudo en medio de nuestras propias tormentas y miedos. Nos invita a reconocer a Jesús incluso cuando las circunstancias nos abruman, recordándonos que no estamos solos.

Compartiendo nuestras reflexiones sobre estas lecturas, nos damos cuenta de cómo se entrelazan los temas de comunidad, confianza en Dios y reconocimiento de su presencia en nuestras vidas. Cada uno comparte sus propias experiencias de desafío y esperanza, de cómo han sentido la presencia reconfortante de Dios en momentos difíciles, o de cómo la comunidad ha sido un soporte vital en tiempos de necesidad.

Esta conversación no es solo un intercambio de ideas; es una forma de oración viva, un recordatorio de que nuestra fe se nutre y se profundiza en la compartición honesta y abierta de nuestras vidas. Nos vamos de este encuentro no solo reconfortados sino también inspirados a vivir de manera que reflejemos más claramente el amor y la misericordia de Dios a todos aquellos con quienes nos cruzamos.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *