Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Marzo de 2024

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (65,17-21)

«Esto dice el Señor:
«Mirad: voy a crear un nuevo cielo
y una nueva tierra:
de las cosas pasadas
ni habrá recuerdo ni vendrá pensamiento.
Regocijaos, alegraos por siempre
por lo que voy a crear:
yo creo a Jerusalén “alegría”,
y a su pueblo, “júbilo”.
Me alegraré por Jerusalén
y me regocijaré con mi pueblo,
ya no se oirá en ella ni llanto ni gemido;
ya no habrá allí niño
que dure pocos días,
ni adulto que no colme sus años,
pues será joven quien muera a los cien años,
y quien no los alcance se tendrá por maldito.
Construirán casas y las habitarán,
plantarán viñas y comerán los frutos»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 29,2.4.5-6.11-12a.13b

R/. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado

V/. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado
y no has dejado que mis enemigos se rían de mí.
Señor, sacaste mi vida del abismo,
me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa. R/.

V/. Tañed para el Señor, fieles suyos,
celebrad el recuerdo de su nombre santo;
su cólera dura un instante;
su bondad, de por vida;
al atardecer nos visita el llanto;
por la mañana, el júbilo. R/.

V/. Escucha, Señor, y ten piedad de mí;
Señor, socórreme.
Cambiaste mi luto en danzas.
Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Juan (4,43-54)

«En aquel tiempo, salió Jesús de Samaría para Galilea. Jesús mismo había atestiguado:
«Un profeta no es estimado en su propia patria».
Cuando llegó a Galilea, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían ido a la fiesta.
Fue Jesús otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino.
Había un funcionario real que tenía un hijo enfermo en Cafarnaún. Oyendo que Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a verlo, y le pedía que bajase a curar a su hijo que estaba muriéndose.
Jesús le dijo:
«Si no veis signos y prodigios, no creéis».
El funcionario insiste:
«Señor, baja antes de que se muera mi niño».
Jesús le contesta:
«Anda, tu hijo vive».
El hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. Iba ya bajando, cuando sus criados vinieron a su encuentro diciéndole que su hijo vivía. Él les preguntó a qué hora había empezado la mejoría. Y le contestaron:
«Ayer a la hora séptima lo dejó la fiebre».
El padre cayó en la cuenta de que esa era la hora en que Jesús le había dicho: «Tu hijo vive». Y creyó él con toda su familia. Este segundo signo lo hizo Jesús al llegar de Judea a Galilea.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Queridos hermanos y hermanas, hoy nos reunimos aquí, en este espacio de fe y comunidad, para compartir un momento muy especial. Estamos en la cuarta semana de Cuaresma, un tiempo de reflexión, de preparación, de volver nuestros corazones hacia Dios. Y las lecturas de hoy, del 11 de marzo de 2024, nos traen mensajes profundos que quiero compartir con ustedes, no como quien da una lección, sino como quien conversa con amigos en el camino de la fe.

Empezamos con Isaías, que nos habla de una promesa maravillosa: «Mirad: voy a crear un nuevo cielo y una nueva tierra». ¿Se imaginan eso? Un lugar sin llanto, sin gemido, donde la alegría y el júbilo son la esencia de la vida. Pero, ¿saben? A veces me pregunto, ¿cómo podemos aplicar esta promesa a nuestra vida hoy? No es solo una esperanza futura, sino un llamado a vivir de una manera que refleje esa nueva creación aquí y ahora. ¿Cómo estamos construyendo esa realidad en nuestras relaciones, en nuestra comunidad?

Y el salmo, oh, el salmo nos recuerda que Dios nos ha librado. Todos hemos tenido momentos difíciles, ¿verdad? Momentos en los que sentimos que estamos en el abismo. Pero aquí estamos, gracias a la bondad de Dios que dura por vida. Esta noche, al volver a casa, me gustaría que reflexionaran sobre esos momentos de liberación en sus vidas. ¿Cómo los ha cambiado? ¿Cómo han visto la bondad de Dios en medio de las pruebas?

Ahora, el Evangelio de Juan nos cuenta una historia que siempre me toca el corazón. Un funcionario real va a Jesús, preocupado por su hijo enfermo. Y Jesús, con una palabra, «Tu hijo vive», cambia todo. Pero lo que realmente me llama la atención es la fe de ese padre. A pesar de la desesperación, creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. ¿Cuántas veces hemos dudado de las promesas de Dios porque no las vemos cumplirse en el momento o de la manera que esperamos? La fe de ese padre es un recordatorio para nosotros, especialmente en esta temporada de Cuaresma, de confiar en la palabra de Dios, incluso cuando no vemos el camino claramente.

Me encanta cómo estas lecturas se entrelazan, mostrándonos la promesa de Dios de una nueva creación, su liberación constante en nuestras vidas, y el poder de la fe en su palabra. En este tiempo de Cuaresma, estamos llamados a reflexionar, sí, pero también a actuar. A construir casas de esperanza en nuestros corazones, a plantar viñas de fe en nuestras comunidades, a creer en las palabras de Jesús y ponerlas en práctica.

Antes de terminar, quiero dejarles una pregunta, algo para reflexionar en los días venideros: ¿Cómo podemos ser parte de esa nueva creación que Dios promete, aquí y ahora? No solo esperando el cielo, sino trayendo el cielo a la tierra, en cada acto de bondad, en cada palabra de consuelo, en cada gesto de amor.

Que esta semana, mientras continuamos nuestro camino de Cuaresma, podamos acercarnos más a ese ideal, confiando en la palabra de Dios y siendo reflejo de su amor y su promesa de renovación. Que Dios los bendiga a todos, y recuerden, estamos juntos en este viaje, apoyándonos y alentándonos unos a otros.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *