Evangelio del día – Lecturas de hoy 1 de Enero de 2024

Lecturas de Santa María Madre de Dios

Primera lectura

Lectura del libro de los Números (6,22-27)

«El Señor habló a Moisés:
«Di a Aarón y a sus hijos, esta es la fórmula con la que bendeciréis a los hijos de Israel:
“El Señor te bendiga y te proteja,
ilumine su rostro sobre ti
y te conceda su favor.
El Señor te muestre tu rostro
y te conceda la paz”.
Así invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel y yo los bendeciré».»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 66

R/. Que Dios tenga piedad y nos bendiga.

V/. Que Dios tenga piedad nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación. R/.

V/. Que canten de alegría las naciones,
porque riges el mundo con justicia
y gobiernas las naciones de la tierra. R/.

V/. Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.
Que Dios nos bendiga; que le teman
todos los confines de la tierra. R/.


Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los Gálatas (4,4-7)

«Hermanos:
Cuando llegó la plenitud del tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que recibiéramos la adopción filial.
Como sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: «¡“Abba”, Padre!». Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, eres también heredero por voluntad de Dios.»

Palabra de Dios


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (2,16-21)

«En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo hacia Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que se les había dicho de aquel niño.
Todos los que lo oían se admiraban de lo que les habían dicho los pastores. María, por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
Y se volvieron los pastores dando gloria y alabanza a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho.
Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Hoy, en este primer día del año 2024, nos reunimos como una comunidad de fe para reflexionar sobre las lecturas y el evangelio de este día tan especial. Es un momento de renovación y esperanza, un tiempo para mirar hacia adelante con fe y confianza en el Señor.

La primera lectura de hoy, del libro de los Números, nos presenta una hermosa bendición que el Señor dio a Moisés para Aarón y sus hijos. Esta bendición, «El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor», es algo que todos anhelamos al comenzar un nuevo año. ¿No es reconfortante saber que Dios mismo desea bendecirnos, protegernos y mostrarnos su favor? Esta bendición es un recordatorio de que, no importa lo que enfrentemos en el nuevo año, Dios está con nosotros, cuidándonos y guiándonos.

El salmo de hoy, el Salmo 66, es un eco de esta bendición. Nos invita a pedir que Dios tenga piedad y nos bendiga, que ilumine su rostro sobre nosotros. Este salmo es un canto de esperanza y confianza en la bondad de Dios. Nos recuerda que Dios gobierna el mundo con justicia y que su salvación está disponible para todos los pueblos. ¿Cómo podemos, como individuos y como comunidad, ser un reflejo de la luz y la bendición de Dios en el mundo?

La segunda lectura, de la carta de San Pablo a los Gálatas, nos habla de la plenitud del tiempo en la que Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, para rescatarnos y hacernos sus hijos. Esta lectura nos recuerda que somos más que simples criaturas; somos hijos de Dios, herederos de su promesa. ¿No es maravilloso pensar que, a través de Jesucristo, tenemos una relación tan íntima con Dios que podemos llamarlo «Abba, Padre»?

Y el evangelio de hoy, según San Lucas, nos lleva de nuevo a la humildad del pesebre en Belén. Los pastores, después de recibir el anuncio del ángel, encuentran a María, José y al niño Jesús. María, por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Este pasaje nos invita a reflexionar sobre cómo María guardó y meditó todas estas experiencias en su corazón. ¿Cómo podemos, como María, conservar y meditar en nuestro corazón las maravillas que Dios ha hecho en nuestras vidas?

Hoy, al comenzar este nuevo año, los invito a reflexionar sobre estas lecturas. Pensemos en las bendiciones que Dios nos ha dado y en cómo podemos ser una bendición para los demás. Recordemos que somos hijos de Dios, llamados a vivir en su amor y su gracia. Y, al igual que María, guardemos y meditemos en nuestro corazón las maravillas de Dios en nuestras vidas.

Que el Señor les bendiga y les guarde en este nuevo año. Que su amor y su paz estén con cada uno de ustedes y sus familias. Y que este año nuevo sea un tiempo de crecimiento en la fe, la esperanza y el amor.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *