Evangelio del día – Lecturas de hoy 6 de Octubre de 2023

Primera lectura

Lectura del libro de Baruc (1,15-22)

«Confesamos que el Señor, nuestro Dios, es justo, y a nosotros nos abruma hoy la vergüenza: a los judíos y vecinos de Jerusalén, a nuestros reyes y gobernantes, a nuestros sacerdotes y profetas y a nuestros padres; porque pecamos contra el Señor no haciéndole caso, desobedecimos al Señor, nuestro Dios, no siguiendo los mandatos que el Señor nos había dado. Desde el día en que el Señor sacó a nuestros padres de Egipto hasta hoy, no hemos hecho caso al Señor, nuestro Dios, hemos rehusado obedecerle. Por eso, nos persiguen ahora las desgracias y la maldición con que el Señor conminó a Moisés, su siervo, cuando sacó a nuestros padres de Egipto para darnos una tierra que mana leche y miel. No obedecimos al Señor, nuestro Dios, que nos hablaba por medio de sus enviados, los profetas; todos seguimos nuestros malos deseos, sirviendo a dioses ajenos y haciendo lo que el Señor, nuestro Dios, reprueba.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 78,1-2.3-5.8.9

R/. Líbranos, Señor, por el honor de tu nombre

Dios mío, los gentiles han entrado en tu heredad,
han profanado tu santo templo,
han reducido Jerusalén a ruinas.
Echaron los cadáveres de tus siervos en pasto a las aves del cielo,
y la carne de tus fieles a las fieras de la tierra. R/.

Derramaron su sangre como agua
en torno a Jerusalén, y nadie la enterraba.
Fuimos el escarnio de nuestros vecinos,
la irrisión y la burla de los que nos rodean.
¿Hasta cuándo, Señor? ¿Vas a estar siempre enojado?
¿Arderá como fuego tu cólera? R/.

No recuerdes contra nosotros
las culpas de nuestros padres;
que tu compasión nos alcance pronto,
pues estamos agotados. R/.

Socórrenos, Dios, salvador nuestro,
por el honor de tu nombre;
líbranos y perdona nuestros pecados
a causa de tu nombre. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (10,13-16)

«En aquel tiempo, dijo Jesús: «¡Ay de ti, Corozaín; ay de ti, Betsaida! Pues si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidos de sayal y sentados en la ceniza. Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaúm, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo. Quien a vosotros escucha, a mí me escucha; quien a vosotros rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Las lecturas de hoy nos sumergen en una profunda meditación sobre la relación entre la humanidad y Dios, destacando la importancia de la obediencia, la fidelidad y la conversión. El libro de Baruc nos presenta un retrato conmovedor de un pueblo que, a pesar de haber sido bendecido abundantemente por Dios, se desvía y sufre las consecuencias de sus acciones. Esta narrativa es un espejo de nuestras propias vidas, donde a menudo nos encontramos alejándonos de la senda divina, seducidos por las distracciones del mundo, olvidando las bendiciones y promesas que Dios nos ha otorgado.

El salmo refleja el arrepentimiento, el anhelo de redención y la súplica por la misericordia divina. Es un recordatorio de que, a pesar de nuestros fallos y desvíos, siempre podemos volver a Dios, quien está dispuesto a perdonar y restaurar. Esta esperanza en la misericordia de Dios es un faro de luz en los momentos más oscuros de nuestra existencia.

El evangelio de Lucas nos muestra la reacción de Jesús ante la incredulidad de ciertas ciudades. A pesar de haber sido testigos de los milagros y enseñanzas de Jesús, estas ciudades no se convirtieron. Esta actitud refleja la resistencia humana a cambiar, incluso cuando se enfrenta a la verdad evidente. Jesús nos advierte sobre las consecuencias de ignorar la llamada divina y nos invita a una auténtica conversión del corazón.

Estas lecturas nos desafían a examinar nuestras propias vidas: ¿Estamos realmente escuchando y respondiendo a la llamada de Dios? ¿Nos dejamos seducir por las distracciones temporales del mundo, o buscamos activamente la presencia y guía divina en nuestras decisiones diarias? La fidelidad y obediencia a Dios no solo nos brindan paz y bendiciones en esta vida, sino que también nos preparan para la eternidad. Es esencial que, en medio del ruido y las distracciones del mundo moderno, busquemos momentos de silencio y reflexión para sintonizar nuestro corazón con la voz de Dios y seguir sus caminos con amor y devoción.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 4 de Marzo

«Señor Dios Todopoderoso, en este luminoso inicio de semana, me presento ante Ti con un corazón lleno de esperanza y una mente abierta a la sabiduría que solo Tú puedes …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Éxodo (20,1-17) «En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *