Evangelio del día – Lecturas de hoy 29 de Octubre de 2023

Lecturas del Domingo 30º del Tiempo Ordinario – Ciclo A

Primera lectura

Lectura del libro del Éxodo (22,20-26)

«Así dice el Señor: «No oprimirás ni vejarás al forastero, porque forasteros fuisteis vosotros en Egipto. No explotarás a viudas ni a huérfanos, porque, si los explotas y ellos gritan a mí, yo los escucharé. Se encenderá mi ira y os haré morir a espada, dejando a vuestras mujeres viudas y a vuestros hijos huérfanos. Si prestas dinero a uno de mi pueblo, a un pobre que habita contigo, no serás con él un usurero, cargándole intereses. Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, se lo devolverás antes de ponerse el sol, porque no tiene otro vestido para cubrir su cuerpo, ¿y dónde, si no, se va a acostar? Si grita a mí, yo lo escucharé, porque yo soy compasivo.»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 17,2-3a.3bc-4.47.51ab

R/. Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza

Yo te amo, Señor;
tú eres mi fortaleza;
Señor, mi roca,
mi alcázar, mi libertador. R/.

Dios mío, peña mía, refugio mío, escudo mío,
mi fuerza salvadora, mi baluarte.
Invoco al Señor de mi alabanza
y quedo libre de mis enemigos. R/.

Viva el Señor, bendita sea mi Roca,
sea ensalzado mi Dios y Salvador.
Tú diste gran victoria a tu rey,
tuviste misericordia de tu Ungido. R/.


Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Tesalonicenses (1,5c-10)

«Sabéis cuál fue nuestra actuación entre vosotros para vuestro bien. Y vosotros seguisteis nuestro ejemplo y el del Señor, acogiendo la palabra entre tanta lucha con la alegría del Espíritu Santo. Así llegasteis a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya. Desde vuestra Iglesia, la palabra del Señor ha resonado no sólo en Macedonia y en Acaya, sino en todas partes. Vuestra fe en Dios había corrido de boca en boca, de modo que nosotros no teníamos necesidad de explicar nada, ya que ellos mismos cuentan los detalles de la acogida que nos hicisteis: cómo, abandonando los ídolos, os volvisteis a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y vivir aguardando la vuelta de su Hijo Jesús desde el cielo, a quien ha resucitado de entre los muertos y que nos libra del castigo futuro.»

Palabra de Dios


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Mateo (22,34-40)

«En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, formaron grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?» Él le dijo: «»Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser.» Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo.» Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas.»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hermanos,

Hoy, las lecturas nos traen un mensaje que, aunque ya conocemos, a veces olvidamos en el ajetreo diario: el amor. No se trata solo de un sentimiento, sino de una acción, de una decisión que tomamos cada día. San Pablo nos recuerda cómo los Tesalonicenses se convirtieron en un ejemplo para todos, no porque hicieran grandes cosas, sino porque vivieron su fe con autenticidad y amor.

El libro del Éxodo nos habla de cuidar al forastero, al huérfano y a la viuda. No se trata solo de personas específicas, sino de todos aquellos que están en situación de vulnerabilidad. ¿Cuántas veces pasamos por alto a alguien que necesita una mano amiga, una palabra de aliento o simplemente nuestra presencia? Dios nos llama a ser esa mano, esa voz, esa presencia.

Y el Evangelio… ¡Ah, el Evangelio! Jesús lo deja clarísimo. Nos dice que todo se resume en dos cosas: Amar a Dios y amar al prójimo. Y no se trata de un amor superficial, sino de un amor profundo, de corazón, de alma, de ser. Un amor que se traduce en acciones, en cómo tratamos a los demás, en cómo vivimos nuestra fe día a día.

Amigos, no es complicado. No necesitamos grandes gestos ni acciones heroicas. Lo que Dios nos pide es que amemos, que seamos reflejo de su amor en el mundo. Y, ¿saben qué? Cuando amamos de verdad, cuando nos entregamos a los demás, es ahí donde encontramos la verdadera felicidad.

Así que, mientras avanzamos en nuestro camino espiritual, recordemos que lo más valioso no se compra con dinero. Valorar las pequeñas cosas, los momentos compartidos, las risas, las lágrimas, las oraciones… eso es lo que realmente enriquece nuestra vida.

«El amor no es solo un sentimiento, es una decisión, una acción. Decidamos amar cada día, en cada gesto, en cada palabra.»

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *