Evangelio del día – Lecturas de hoy 22 de Septiembre de 2023

Primera lectura

Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a Timoteo (6,2c-12)

«Esto es lo que tienes que enseñar y recomendar. Si alguno enseña otra cosa distinta, sin atenerse a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que armoniza con la piedad, es un orgulloso y un ignorante, que padece la enfermedad de plantear cuestiones inútiles y discutir atendiendo sólo a las palabras. Esto provoca envidias, polémicas, difamaciones, sospechas maliciosas, controversias propias de personas tocadas de la cabeza, sin el sentido de la verdad, que se han creído que la piedad es un medio de lucro. Es verdad que la piedad es una ganancia, cuando uno se contenta con poco. Sin nada vinimos al mundo, y sin nada nos iremos de él. Teniendo qué comer y qué vestir nos basta. En cambio, los que buscan riquezas caen en tentaciones, trampas y mil afanes absurdos y nocivos, que hunden a los hombres en la perdición y la ruina. Porque la codicia es la raíz de todos los males, y muchos, arrastrados por ella, se han apartado de la fe y se han acarreado muchos sufrimientos. Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de todo esto; practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la delicadeza. Combate el buen combate de la fe. Conquista la vida eterna a la que fuiste llamado, y de la que hiciste noble profesión ante muchos testigos.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 48

R/. Dichosos los pobres en el espíritu,
porque de ellos es el reino de los cielos

¿Por qué habré de temer los días aciagos,
cuando me cerquen y acechen los malvados,
que confían en su opulencia
y se jactan de sus inmensas riquezas,
si nadie puede salvarse ni dar a Dios un rescate?  R/.

Es tan caro el rescate de la vida,
que nunca les bastará
para vivir perpetuamente
sin bajar a la fosa.  R/.

No te preocupes si se enriquece un hombre
y aumenta el fasto de su casa:
cuando muera, no se llevará nada,
su fasto no bajará con él.  R/.

Aunque en vida se felicitaba:
«Ponderan lo bien que lo pasas»,
irá a reunirse con sus antepasados,
que no verán nunca la luz.  R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (8,1-3)

«En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio del reino de Dios; lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes; Susana y otras muchas que le ayudaban con sus bienes.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Las lecturas de hoy nos desafían a examinar nuestras prioridades y a recordar que la verdadera riqueza se encuentra en una vida vivida en comunión con Dios y con los demás.

La importancia de la doctrina verdadera: La primera lectura nos muestra a San Pablo advirtiendo a Timoteo sobre los peligros de desviarse de la verdadera enseñanza de Cristo. Es crucial mantenernos firmes en la verdad que nos ha sido revelada a través de la Escritura y la Tradición de la Iglesia.

La codicia como raíz del mal: San Pablo también aborda el tema de la codicia, señalando que es la raíz de todos los males. En una sociedad que a menudo valora el éxito en términos materiales, este es un recordatorio oportuno de que nuestra verdadera riqueza se encuentra en nuestra relación con Dios y con los demás.

La comunidad en el ministerio de Jesús: El Evangelio nos muestra que Jesús no trabajó solo; estaba acompañado no solo por los Doce sino también por mujeres que habían sido sanadas y transformadas por Él. Esto nos recuerda que la misión de la Iglesia es una tarea comunitaria, que requiere la participación de todos, independientemente de nuestro género, estado o pasado.

El papel de las mujeres en el ministerio: Es notable que Lucas mencione específicamente a las mujeres que acompañaban a Jesús, subrayando su papel importante en el ministerio de Jesús. En un tiempo en que las mujeres a menudo eran marginadas, Jesús las incluye y valora sus contribuciones.

Estas lecturas de hoy nos recuerdan que todos somos llamados a participar en la misión de la Iglesia, independientemente de nuestro pasado o nuestro género. En un mundo que a menudo está dividido por cuestiones de riqueza, estatus y género, las lecturas nos llaman a una unidad más profunda en Cristo.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *