Evangelio del día – Lecturas de hoy 22 de Octubre de 2023

Lecturas del Domingo 29º del Tiempo Ordinario – Ciclo A

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (45,1.4-6)

«Así dice el Señor a su Ungido, a Ciro, a quien lleva de la mano: «Doblegaré ante él las naciones, desceñiré las cinturas de los reyes, abriré ante él las puertas, los batientes no se le cerrarán. Por mi siervo Jacob, por mi escogido Israel, te llamé por tu nombre, te di un título, aunque no me conocías. Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí, no hay dios. Te pongo la insignia, aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente que no hay otro fuera de mí. Yo soy el Señor, y no hay otro.»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 95,1.3.4-5.7-8.9-10a.10e

R/. Aclamad la gloria y el poder del Señor

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra.
Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R/.

Porque es grande el Señor,
y muy digno de alabanza,
más temible que todos los dioses.
Pues los dioses de los gentiles son apariencia,
mientras que el Señor ha hecho el cielo. R/.

Familias de los pueblos, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
entrad en sus atrios trayéndole ofrendas. R/.

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra toda;
decid a los pueblos: «El Señor es rey,
él gobierna a los pueblos rectamente.» R/.


Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Tesalonicenses (1,1-5b)

«Pablo, Silvano y Tirnoteo a la Iglesia de los tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros, gracia y paz. Siempre damos gracias a Dios por todos vosotros y os tenemos presentes en nuestras oraciones. Ante Dios, nuestro Padre, recordarnos sin cesar la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y el aguante de vuestra esperanza en Jesucristo, nuestro Señor. Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido y que, cuando se proclamó el Evangelio entre vosotros, no hubo sólo palabras, sino además fuerza del Espíritu Santo y convicción profunda.»

Palabra de Dios


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Mateo (22,1-14)

«En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron unos discípulos, con unos partidarios de Herodes, y le dijeron: «Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad; sin que te importe nadie, porque no miras lo que la gente sea. Dinos, pues, qué opinas: ¿es licito pagar impuesto al César o no?» Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús: «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto.» Le presentaron un denario. Él les preguntó: «¿De quién son esta cara y esta inscripción?» Le respondieron: «Del César.» Entonces les replicó: «Pues pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hermanos,

Las lecturas de hoy nos hablan directamente al corazón y nos recuerdan lo esencial en nuestra vida cristiana. En la primera lectura, vemos cómo Dios, con su infinita sabiduría, utiliza a Ciro, un rey que ni siquiera lo conocía, para llevar a cabo su plan divino. ¡Qué increíble es pensar que Dios puede usar cualquier situación, incluso las más inesperadas, para sus propósitos! Esto nos dice que, sin importar lo que estemos pasando, Dios está trabajando en nuestras vidas, incluso cuando no lo vemos.

El salmo nos invita a alabar y agradecer a Dios por todo lo que hace por nosotros. En medio de la rutina diaria, a veces olvidamos detenernos y simplemente agradecer. Pero, ¿no es maravilloso saber que tenemos un Dios que merece toda nuestra alabanza? ¡Qué bendición es poder alzar nuestras voces en gratitud!

Y el evangelio… ¡vaya lección nos da Jesús! Cuando los fariseos intentan atraparlo con la pregunta sobre el impuesto al César, Jesús, nos recuerda que hay cosas de este mundo y hay cosas de Dios. Y aunque vivimos en este mundo, nuestra verdadera esencia, lo que realmente somos, pertenece a Dios. Así que, mientras cumplimos con nuestras responsabilidades diarias, no olvidemos que lo más importante es darle a Dios lo que es de Dios: nuestro corazón, nuestra vida, nuestro todo.

Amigos, estas lecturas nos invitan a reflexionar sobre nuestra relación con Dios y sobre cómo estamos viviendo nuestra fe en el día a día. Nos desafían a poner a Dios en el centro de nuestras vidas y a vivir de acuerdo con su voluntad. Así que, mientras avanzamos en esta semana, recordemos siempre dar gracias, alabar a Dios y ponerlo en primer lugar en todo lo que hacemos.

Y para cerrar, les dejo con esta reflexión: «En cada rincón de nuestra vida, en cada decisión que tomemos, en cada acto de amor y bondad, recordemos siempre darle a Dios lo que es de Dios. Porque al final del día, todo lo que somos y todo lo que tenemos es gracias a Él.» ¡Bendiciones a todos!

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *