Evangelio del día – Lecturas de hoy 17 de Diciembre de 2023

Lecturas del Domingo 3º de Adviento – Ciclo B

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (61,1-2a.10-11)

«El Espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha ungido. Me ha enviado para dar la buena noticia a los que sufren, para vendar los corazones desgarrados, para proclamar la amnistía a los cautivos, y a los prisioneros la libertad, para proclamar el año de gracia del Señor. Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novio que se pone la corona, o novia que se adorna con sus joyas. Como el suelo echa sus brotes, como un jardín hace brotar sus semillas, así el Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Lc 1,46-48.49-50.53-54

R/. Me alegro con mi Dios

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones. R/.

Porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación. R/.

A los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia. R/.


Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses (5,16-24)

«Estad siempre alegres. Sed constantes en orar. Dad gracias en toda ocasión: ésta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús respecto de vosotros. No apaguéis el espíritu, no despreciéis el don de profecía; sino examinadlo todo, quedándoos con lo bueno. Guardaos de toda forma de maldad. Que el mismo Dios de la paz os consagre totalmente, y que todo vuestro espíritu, alma y cuerpo, sea custodiado sin reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo. El que os ha llamado es fiel y cumplirá sus promesas.»

Palabra de Dios


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Juan (1,6-8.19-28)

«Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz.


Y éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?»
Él confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías.»
Le preguntaron: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?»
El dijo: «No lo soy.»
«¿Eres tú el Profeta?»
Respondió: «No.»
Y le dijeron: «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?»
Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: «Allanad el camino del Señor», como dijo el profeta Isaías.»
Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?»
Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.»


Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Queridos hermanos y hermanas,

Hoy celebramos el tercer domingo de Adviento, un tiempo de preparación para la Navidad, la fiesta del nacimiento de Jesús. En estas semanas, nos vamos preparando para recibir al Señor en nuestros corazones, para dejar que su luz y su amor iluminen nuestras vidas.

La primera lectura de hoy, del libro de Isaías, nos habla de un tiempo de esperanza. Isaías anuncia que vendrá un día en el que Dios enviará un salvador para liberar a su pueblo.

¿Estamos nosotros viviendo un tiempo de esperanza?

Creo que sí. A pesar de los problemas que hay en el mundo, todavía hay muchas personas que están trabajando para construir un mundo mejor. Todavía hay muchas personas que están luchando por la justicia, por la paz, por los pobres y los desfavorecidos.

El Evangelio de hoy nos cuenta que Jesús envió a sus discípulos a predicar el evangelio. Jesús les dijo que predicaran la buena noticia a los pobres, a los cautivos, a los ciegos y a los oprimidos. ¿Cuál es la buena noticia que Jesús quiere que prediquemos? Creo que la buena noticia es que Dios nos ama y nos perdona. Dios está con nosotros, y nos ayuda a superar las dificultades de la vida.

¿Estamos nosotros dispuestos a predicar la buena noticia?

Creo que sí. Todos nosotros podemos ser mensajeros de la esperanza y del amor de Dios. Podemos ser mensajeros de la buena noticia en nuestra propia vida, en nuestro trabajo, en nuestra familia, en nuestra comunidad.

Queridos hermanos y hermanas, en este tiempo de Adviento, pidamos al Señor que nos ayude a vivir con esperanza. Pidámosle que nos dé la fuerza para predicar la buena noticia a los demás.

Que Dios les bendiga.

Amen.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 3 de Marzo

«Oh Señor, al alba de este 3 de marzo, nos presentamos ante Ti, con almas que anhelan ser llenadas de Tu presencia y sabiduría, para reflexionar sobre un tema que …

Oración de la noche del 2 de Marzo

«Amado Padre Celestial, conforme el sol se pone este 2 de marzo, nos reunimos en …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con tu cayado,al rebaño de tu heredad,que anda solo en la espesura,en medio del bosque;que se …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 1 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Génesis (37,3-4.12-13a.17b-28) «Israel amaba a José más que a todos …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *