Evangelio del día – Lecturas de hoy 15 de Diciembre de 2023

Primera lectura

Lectura del libro de Isaías (48,17-19)

«Esto dice el Señor, tu libertador,
el Santo de Israel:
«Yo, el Señor, tu Dios,
te instruyo por tu bien,
te marco el camino a seguir.
Si hubieras atendido a mis mandatos,
tu bienestar sería como un río,
tu justicia como las olas del mar,
tu descendencia como la arena,
como sus granos, el fruto de tus entrañas;
tu nombre no habría sido aniquilado,
ni eliminado de mi presencia».»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 1,1-2.3.4.6

R/. El que te sigue, Señor, tendrá la luz de la vida.

V/. Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche. R/.

V/. Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin. R/.

V/. No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
Porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Mateo (11,16-19)

«En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío:
«¿A quién compararé esta generación?
Se asemeja a unos niños sentados en la plaza, que gritan diciendo: “Hemos tocado la flauta, y no habéis bailado; hemos entonado lamentaciones, y no habéis llorado”.
Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: “Tiene un demonio”. Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Ahí tenéis a un comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores”.


Pero la sabiduría se ha acreditado por sus obras».»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Queridos hermanos y hermanas,

Hoy nos encontramos en el tiempo de Adviento, un tiempo de preparación para la Navidad, la fiesta del nacimiento de Jesús. En estas semanas, nos vamos preparando para recibir al Señor en nuestros corazones, para dejar que su luz y su amor iluminen nuestras vidas.

Las lecturas de hoy nos hablan de dos maneras de vivir la vida. Por un lado, nos presentan la imagen de los justos, que son como la arena del mar, numerosos y fecundos. Por otro lado, nos hablan de los impíos, que son como la paja que el viento se lleva.

¿Qué significa ser justos? Significa vivir conforme a la voluntad de Dios, hacer el bien y evitar el mal. Significa ser personas íntegras, honestas y compasivas. Significa amar a Dios y al prójimo. ¿Y qué significa ser impíos? Significa vivir en contra de la voluntad de Dios, hacer el mal y evitar el bien. Significa ser personas egoístas, mentirosas y crueles. Significa odiar a Dios y al prójimo.

¿Cuál de estas dos maneras de vivir queremos elegir? ¿Queremos ser como la arena del mar, numerosos y fecundos, o como la paja que el viento se lleva? La respuesta es sencilla: queremos ser justos, queremos vivir conforme a la voluntad de Dios. Pero, ¿cómo podemos lograrlo? La respuesta también es sencilla: siguiendo a Jesús. Jesús es el camino, la verdad y la vida. Él nos enseña cómo vivir como hijos de Dios.

En el Evangelio de hoy, Jesús nos presenta dos ejemplos de cómo vivió Juan el Bautista y cómo vive Él mismo. Juan era un hombre austero, que vivía en el desierto y se alimentaba de langostas y miel silvestre. Los fariseos lo criticaban, diciendo que estaba poseído por un demonio. Jesús, por su parte, era un hombre sociable, que comía y bebía con publicanos y pecadores. Los fariseos también lo criticaban, diciendo que era un glotón y un borracho.

¿Qué nos enseñan estos ejemplos? Nos enseñan que no hay una única forma de vivir la fe. Dios nos acepta tal como somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos. Lo importante es que estemos abiertos a su gracia, que vivamos en su amor y que nos dejemos guiar por su Espíritu.

Queridos hermanos y hermanas,

En este tiempo de Adviento, pidamos al Señor que nos ayude a ser justos, a vivir conforme a su voluntad. Pidámosle que nos dé la gracia de seguirlo a Él, que es el camino, la verdad y la vida.

Que Dios les bendiga.

Amen.

Oraciones anteriores

Oración de la noche del 26 de Febrero

«Amado Padre, al cerrar mis ojos en esta noche, vengo a Ti con un corazón agradecido por las bendiciones recibidas a lo largo del día. En este momento de quietud …

Oración de la mañana del 26 de Febrero

«Señor, al amanecer de este nuevo día, el primero de la semana, vengo ante Ti …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 26 de Febrero de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10) «¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 25 de Febrero de 2024

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma – Ciclo B Primera lectura Lectura del libro del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *