Evangelio del día – Lecturas de hoy 14 de Noviembre de 2023

Primera lectura

Lectura del libro de la Sabiduría (2,23–3,9)

«Dios creó al hombre para la inmortalidad y lo hizo a imagen de su propio ser; pero la muerte entró en el mundo por la envidia del diablo, y los de su partido pasarán por ella. En cambio, la vida de los justos está en manos de Dios, y no los tocará el tormento. La gente insensata pensaba que morían, consideraba su tránsito como una desgracia, y su partida de entre nosotros como una destrucción; pero ellos están en paz. La gente pensaba que cumplían una pena, pero ellos esperaban de lleno la inmortalidad; sufrieron pequeños castigos, recibirán grandes favores, porque Dios los puso a prueba y los halló dignos de si; los probó como oro en crisol, los recibió como sacrificio de holocausto; a la hora de la cuenta resplandecerán como chispas que prenden por un cañaveral; gobernarán naciones, someterán pueblos, y el Señor reinará sobre ellos eternamente. Los que confían en él comprenderán la verdad, los fieles a su amor seguirán a su lado; porque quiere a sus devotos, se apiada de ellos y mira por sus elegidos.»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 33,2-3.16-17.18-19

R/. Bendigo al Señor en todo momento

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloria en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren. R/.

Los ojos del Señor miran a los justos,
sus oídos escuchan sus gritos;
pero el Señor se enfrenta con los malhechores,
para borrar de la tierra su memoria. R/.

Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de sus angustias;
el Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos. R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (17,7-10)

En aquel tiempo, dijo el Señor: «Suponed que un criado vuestro trabaja como labrador o como pastor; cuando vuelve del campo, ¿quién de vosotros le dice: «En seguida, ven y ponte a la mesa» ¿No le diréis: «Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú» ¿Tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid: «Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Querida familia en la fe,

Hoy, 14 de noviembre, nos reunimos para reflexionar sobre las lecturas que nos trae este martes. Son lecturas que, a simple vista, pueden parecer un poco desafiantes, pero que llevan en su seno mensajes muy poderosos para nuestras vidas.

Empecemos con la primera lectura, del libro de la Sabiduría (2,23–3,9). Nos dice algo muy hermoso: que Dios creó al hombre para la inmortalidad, y lo hizo a imagen de su ser. Pero también nos habla de la realidad del sufrimiento y de cómo, a pesar de las apariencias, los justos están en paz y en manos de Dios. ¿No es eso un consuelo increíble? En nuestra vida, enfrentamos muchos desafíos, sufrimientos, y a veces nos sentimos abrumados. Pero esta lectura nos recuerda que, en todo ello, estamos en las manos de Dios, y que incluso en medio de las dificultades, podemos encontrar paz y esperanza.

Luego, el Evangelio según San Lucas (17,7-10) nos presenta una enseñanza de Jesús que puede parecer dura al principio: nos compara con siervos que simplemente hacen lo que deben hacer. Pero si lo pensamos bien, hay una profunda humildad y verdad en estas palabras. En nuestra vida de fe, a veces nos sentimos tentados a pensar que estamos haciendo algo «extraordinario» al seguir a Dios, como si estuviéramos haciendo un favor. Pero Jesús nos recuerda que seguirle, servirle, amarle y amar a nuestros prójimos, es simplemente lo que debemos hacer. Es nuestra responsabilidad, nuestra vocación.

Estas lecturas nos hablan de la humildad y la confianza. La humildad de reconocer que nuestra vida de fe es un camino de servicio sencillo y cotidiano, y la confianza en que, incluso en medio de las pruebas, estamos en las manos de un Dios amoroso que nos cuida y nos guía hacia la inmortalidad.

Entonces, hermanos y hermanas, mientras continuamos con nuestras vidas esta semana, llevemos en nuestro corazón estas palabras: «En la humildad y la confianza, caminamos bajo la mirada amorosa de Dios, haciendo simplemente lo que debemos hacer».

Que Dios les bendiga y les acompañe siempre.

Amén.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *