Evangelio del día – Lecturas de hoy 11 de Octubre de 2023

Primera lectura

Lectura de la profecía de Jonás (4,1-11)

«Jonás sintió un disgusto enorme y estaba irritado. Oró al Señor en estos términos: «Señor, ¿no es esto lo que me temía yo en mi tierra? Por eso me adelanté a huir a Tarsis, porque sé que eres compasivo y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad, que te arrepientes de las amenazas. Ahora, Señor, quítame la vida; más vale morir que vivir.» Respondióle el Señor: «¿Y tienes tú derecho a irritarte?» Jonás había salido de la ciudad, y estaba sentado al oriente. Allí se había hecho una choza y se sentaba a la sombra, esperando el destino de la ciudad. Entonces hizo crecer el Señor un ricino, alzándose por encima de Jonás para darle sombra y resguardarle del ardor del sol. Jonás se alegró mucho de aquel ricino. Pero el Señor envió un gusano, cuando el sol salía al día siguiente, el cual dañó al ricino, que se secó. Y, cuando el sol apretaba, envió el Señor un viento solano bochornoso; el sol hería la cabeza de Jonás, haciéndole desfallecer. Deseó Jonás morir, y dijo: «Más me vale morir que vivir.» Respondió el Señor a Jonás: «¿Crees que tienes derecho a irritarte por el ricino?» Contestó él: «Con razón siento un disgusto mortal.» Respondióle el Señor: «Tú te lamentas por el ricino, que no cultivaste con tu trabajo, y que brota una noche y perece la otra. Y yo, ¿no voy a sentir la suerte de Nínive, la gran ciudad, que habitan más de ciento veinte mil hombres, que no distinguen la derecha de la izquierda, y gran cantidad de ganado?»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 85,3-4.5-6.9-10

R/. Tú, Señor, eres lento a la cólera, rico en piedad

Tú eres mi Dios, piedad de mí, Señor,
que a ti te estoy llamando todo el día;
alegra el alma de tu siervo,
pues levanto mi alma hacia ti. R/.

Porque tú, Señor, eres bueno y clemente,
rico en misericordia con los que te invocan.
Señor, escucha mi oración,
atiende a la voz de mi súplica. R/.

Todos los pueblos vendrán a postrarse en tu presencia, Señor;
bendecirán tu nombre:
«Grande eres tú, y haces maravillas;
tú eres el único Dios.» R/.


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Lucas (11,1-4)

«Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.» Él les dijo: «Cuando oréis decid: «Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación.»»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Las lecturas de hoy nos sumergen en una profunda contemplación sobre la naturaleza de Dios y nuestra relación con Él. En la historia de Jonás, vemos la lucha interna de un hombre que se siente desafiado por la inmensa misericordia de Dios hacia aquellos que él considera indignos. Jonás, en su limitada perspectiva humana, no puede comprender cómo Dios puede ser tan misericordioso con una ciudad que ha cometido tantos pecados. Sin embargo, la respuesta de Dios a Jonás es reveladora. Dios, en su infinita sabiduría y comprensión, ve más allá de las acciones inmediatas de las personas y reconoce el potencial inherente en cada ser humano para el arrepentimiento y la transformación.

El salmo refuerza esta idea al destacar la bondad y clemencia de Dios. Nos recuerda que, a pesar de nuestras faltas, Dios siempre está dispuesto a perdonarnos y mostrarnos su misericordia. Esta es una verdad consoladora que debe inspirarnos a acercarnos a Él con confianza, sabiendo que siempre seremos recibidos con amor.

El evangelio de Lucas nos ofrece la oración más preciosa: el Padrenuestro. Esta oración no es solo una serie de palabras, sino una guía sobre cómo deberíamos vivir nuestras vidas. Nos enseña a buscar primero el reino de Dios, a confiar en su providencia diaria y a buscar el perdón. Pero, lo más importante, nos recuerda que debemos perdonar a los demás, así como esperamos ser perdonados.

Estas lecturas nos desafían a mirar más allá de nuestras propias percepciones y juicios, y a esforzarnos por emular la misericordia y el amor de Dios en nuestras propias vidas. Nos llaman a ser agentes de cambio, a ser portadores de la misericordia de Dios en un mundo que a menudo se siente dividido y herido. Al hacerlo, no solo nos acercamos más a Dios, sino que también llevamos su luz a aquellos que nos rodean.

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 5 de Mayo

Padre Celestial, al recibir la luz de este nuevo día, elevo mi corazón lleno de esperanza y gratitud hacia Ti. En esta mañana, deseo enfocarme en la generosidad, esa virtud …

Oración de la noche del 4 de Mayo

«Señor eterno y misericordioso, al finalizar este día, me inclino ante Ti con un corazón …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 4 de Mayo de 2024

Primera lectura Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (16,1-10) «En aquellos días, Pablo llegó a Derbe y luego a Listra. Había alli un discipulo que se llamaba …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Mayo de 2024

Lecturas del Santos Felipe y Santiago, apóstoles Primera lectura Lectura de la primera carta del …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *