Evangelio del día – Lecturas de hoy 1 de Noviembre de 2023

Lecturas de Todos los Santos

Primera lectura

Lectura del libro del Apocalipsis (7,2-4.9-14)

«Yo, Juan, vi a otro Ángel que subía del Oriente y tenía el sello de Dios vivo; y gritó con fuerte voz a los cuatro Ángeles a quienes había encomendado causar daño a la tierra y al mar: «No causéis daño ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que marquemos con el sello la frente de los siervos de nuestro Dios.» Y oí el número de los marcados con el sello: ciento cuarenta y cuatro mil sellados, de todas las tribus de los hijos de Israel. Después miré y había una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y el Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Y gritan con fuerte voz: «La salvación es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero.» Y todos los Ángeles que estaban en pie alrededor del trono de los Ancianos y de los cuatro Vivientes, se postraron delante del trono, rostro en tierra, y adoraron a Dios diciendo: «Amén, alabanza, gloria, sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza, a nuestro Dios por los siglos de los siglos, amén.» Uno de los Ancianos tomó la palabra y me dijo: «Esos que están vestidos con vestiduras blancas quiénes son y de dónde han venido?» Yo le respondí: «Señor mío, tú lo sabrás.» Me respondió: «Esos son los que vienen de la gran tribulación; han lavado sus vestiduras y las han blanqueado con la Sangre del Cordero.»»

Palabra de Dios


Salmo responsorial

Salmo 23,1-2.3-4ab.5-6

R/. Este es el grupo que viene a tu presencia, Señor

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
el orbe y todos sus habitantes:
él la fundó sobre los mares,
él la afianzó sobre los ríos. R/.

Quién puede subir al monte del Señor?
Quién puede estar en el recinto sacro?
El hombre de manos inocentes y puro corazón,
que no confía en los ídolos. R/.

Ése recibirá la bendición del Señor,
le hará justicia el Dios de salvación.
Éste es el grupo que busca al Señor,
que viene a tu presencia, Dios de Jacob. R/.


Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol San Juan (3,1-3)

«Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! El mundo no nos conoce porque no le conoció a él. Queridos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a él porque le veremos tal cual es. Todo el que tiene esta esperanza en él se purificará a sí mismo, como él es puro.»

Palabra de Dios


Evangelio

Lectura del santo evangelio según San Mateo (5,1-12)

«Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.»»

Palabra del Señor

Reflexión del evangelio y las lecturas de hoy

Hermanos,

Hoy, al adentrarnos en las palabras sagradas de las lecturas y el evangelio, encontramos un mensaje que resuena en lo más profundo de nuestro ser. El libro del Apocalipsis nos muestra una visión esperanzadora: una multitud inmensa, de todas las naciones y lenguas, unidos en alabanza a Dios. ¡Qué imagen tan poderosa! Nos recuerda que, sin importar nuestras diferencias, todos somos hijos del mismo Padre y estamos llamados a ser uno en Él.

San Juan, en su carta, nos habla del amor inmenso del Padre. Un amor que nos llama hijos de Dios, un título que llevamos con humildad y gratitud. Aunque el mundo a veces no entienda o reconozca nuestra fe, en el fondo de nuestros corazones sabemos a quién pertenecemos. Y con esa certeza, nos esforzamos cada día por ser más como Él, purificando nuestros corazones y acciones.

Y luego, las bienaventuranzas… ¡Ay, amigos! Esas palabras de Jesús que nos retan y consuelan al mismo tiempo. Nos muestran el camino hacia una felicidad que no es efímera, sino eterna. Ser pobres de espíritu, mansos, misericordiosos, tener hambre y sed de justicia… no siempre es fácil, especialmente en un mundo que a menudo valora lo opuesto. Pero Jesús nos dice: «¡Alegraos y regocijaos!», porque esa es la ruta hacia el verdadero gozo, hacia la recompensa eterna en el cielo.

Hermanos y hermanas, al reflexionar sobre estas lecturas, sintamos ese llamado a vivir las bienaventuranzas en nuestro día a día. A ser luz en medio de la oscuridad, a ser portadores de esperanza en medio del desánimo. Recordemos siempre que somos amados por un Padre que nos ve, nos conoce y nos espera con los brazos abiertos.

«En las bienaventuranzas encontramos la esencia de nuestra fe, el camino trazado por Jesús. Sigámoslo con valentía, sabiendo que en cada paso, no estamos solos, sino acompañados por ese amor divino que nunca falla.»

Oraciones anteriores

Oración de la mañana del 4 de Marzo

«Señor Dios Todopoderoso, en este luminoso inicio de semana, me presento ante Ti con un corazón lleno de esperanza y una mente abierta a la sabiduría que solo Tú puedes …

Evangelios anteriores

Evangelio del día - Lecturas litúrgicas | tusoraciones.org

Evangelio del día – Lecturas de hoy 3 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura del libro del Éxodo (20,1-17) «En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la …

Evangelio del día – Lecturas de hoy 2 de Marzo de 2024

Primera lectura Lectura de la profecía de Miqueas (7,14-15.18-20) «Pastorea a tu pueblo, Señor, con …

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *